Instagram, microresumen estético de la crisis
POSTED BY ideavia IN RED Blog @ diciembre 18, 2011 - 7:06 am


Todos vivimos la crisis, de lejos, de cerca, arriba, abajo... está por todas partes, se ha convertido en un mantra infinito que nos une a todos en una nueva religión del miedo y la desesperanza. Este es un fenómeno que desde un punto de vista analítico y dejando fuera la entraña que se nos mueve a todos viendo las consecuencias que está generando en nuestra sociedad, es asombroso... me explico:
Pocas veces se han producido en la historia fenómenos tan globales a nivel emocional y tan extensos en el tiempo. Estos hechos que vivimos desde hace algunos años están modificando toda nuestra cosmogonia, nuestros gustos y actitudes cambian casi sin darnos cuenta.
En este pequeño artículo no pretendemos analizar este asunto desde una perspectiva global, nos centramos en algo pequeño, que como una huella indeleble nos indica la dirección del devenir de las cosas y las emociones.
Cuando en el futuro miren hacia nosotros y nuestro tiempo se referirán a muchas cosas, las causas de la crisis, el desarrollo tecnológico y nuestros cambios de hábitos y costumbres, entre ellos nuestro reciente y generalizado uso de los smartphones.

Hoy nos parece normal realizar una fotografia con un móvil, pero no hace tanto la visualización de los fragmentos de nuestras vidas requerian de una obligada liturgía, compra de carretes, revelado de fotografias, almacenado de estas, sesión familiar post-evento... etc... Los smartphones han cambiado todo esto o mejor dicho lo han elliminado.

Con 14 millones de usuarios Instagram se ha convertido en la aplicación fotográfica para smartphones más descargada del mundo. Para los que no la conozcan he de decir que es capáz de convertir una foto estúpida en una pseudoportada de un disco de los Beach Boys con dos toques de dedo.

Instagram aplica filtros a nuestras fotografías, la mayor parte de ellos tienen un carácter "vintage" de algo antiguo, sucio pero muy cálido. La crisis económica a llegado como un viento helado, como una tempestad que se lo come todo, este violento influjo llena de entropía el escenario de nuestras vidas. En un intento desesperado por capturar la emoción de esos intantes de nuestras vidas usamos Instagram para confeccionar sin esfuerzo una imagen que convierta en poesía lo que en realidad es rutina. Triste

Por ejemplo las imagenes de Robert Capa contienen emociones duras e intensas porque detrás hay todo un elenco de sucesos no fotografiados que desembocan en la foto.

De momento la tecnología no ha podido simular emociones, las emociones las tenemos que crear nosotros, y no, no podemos hacerlas surgir con un chasquido de los dedos sobre una pantalla, tenemos que mancharnos, bucear en el fango y tal vez con suerte encontraremos el diamante emocional.